Arrugas de la piel

A medida que las personas se van haciendo mayores, su piel produce menos sebo y la epidermis (que es la capa exterior de la piel) se reseca. El colágeno y la elastina, que son proteínas que ayudan a mantener la piel tensa, comienzan a disminuir en la dermis subyacente. Entonces la piel empieza a ceder, dando una apariencia arrugada. Si bien esto es algo que le sucede a todo el mundo, la Academia Americana de Dermatología (AAD) señaló que la exposición al sol y el hábito de fumar son los primeros contribuyentes en acelerar este proceso. La propensión a las arrugas también puede ser genética.

Si bien hay muchos productos que prometen volver el tiempo atrás, los tratamientos que pretenden reducir las arrugas pueden ser costosos y los resultados son a menudo a corto plazo. Hasta el momento, no hay crema que pueda eliminar las arrugas, pero se pueden tomar ciertas medidas para prevenirlas: hidratación y protección solar pueden reducir al mínimo o evitar nuevos daños que causen arrugas, y mejoran la apariencia general de la piel.

Los tratamientos más comunes para la corrección de arrugas:

  • Cremas que contengan retinol o alfa-hidroxiácidos.
  • La quimioabrasión o la exfoliación por láser (peeling) son opciones muy efectivas para las arrugas prematuras.
  • Lifting o Cirugía estética facial, que consiste en un estiramiento de la piel a través de incisiones en el cuero cabelludo.
  • Botox (toxina botulínica), método cada vez más popular, que consiste en una inyección para corregir algunas de las arrugas asociadas con músculos faciales demasiado activos. El Botox produce una reducción de la función específica de los músculos mediante el debilitamiento o paralización de las terminaciones nerviosas. El efecto suele durar de 3 a 6 meses y en la mayoría de las personas, pasado ese período ,retornará el movimiento muscular.
  • Inyecciones de colágeno, consiste en colocar un material de relleno en todas las áreas de la cara, incluyendo los labios y en las patas de gallo. La zona de arrugas se rellena con colágeno para que no se vean las arrugas. Los pliegues en la frente, mejillas y mentón también pueden ser tratados con este material. Antes de realizar este tipo de tratamiento, deben realizarse pruebas de alergia y será necesario repetirlo cada 4 meses para mantener el resultado deseado.

Otros tratamientos utilizados:

Tratamientos no quirúrgicos: mesoterapia, láser y luz pulsada, efectro lifting, alta frecuencia.

Quirúrgicos: blefaroplastia, hilos rusos.