Infecciones de la piel

Hay muchos tipos de infecciones de la piel que requieren el cuidado clínico de un médico, dermatólogo u otro profesional de la salud.

Las infecciones se clasifican según su origen en:

Infecciones Bacterianas de la piel

La piel es la primera barrera que tiene nuestro organismo para protegernos de las bacterias que causan infecciones. Aunque muchas bacterias viven en la superficie de nuestra piel, si la piel se encuentra en estado saludable, logra protegernos de la infección.

Para prevenir las infecciones bacterianas, es recomendable evitar tomar baños muy calientes y usar jabones suaves para no eliminar el manto ácido de la piel que protege a nuestro organismo de los microbios.

Generalmente se producen infecciones en aquellas zonas en las que hay una ruptura en la piel, es decir, una herida abierta. Sin embargo, hay determinadas condiciones o enfermedades que pueden incrementar el riesgo de infección de una persona, entre las que cabe destacar las siguientes enfermedades: diabetes (que provoca poco flujo de sangre a la piel); el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o SIDA (que causa una depresión del sistema inmunológico que no está en condiciones de luchar contra la infección); y la piel dañada por quemaduras o arañazos.

Se recomienda que aquellas personas que tengan heridas infectadas en la piel sigan los siguientes consejos:

  • Secarse con toallas de papel después del baño para evitar la propagación de la infección a través de la toalla;
  • No afeitarse ni aplicar maquillaje o cosméticos en la zona hasta que haya sanado la herida;
  • Para evitar el contagio a otras personas, no compartir con otras personas lociones, toallas, ropa, maquinillas de afeitar, maquillaje o jabones.

Infecciones micóticas de la piel:

Los hongos viven en la capa superior de las células de la piel, en aquellas áreas húmedas del cuerpo, como entre los dedos de los pies, la ingle y debajo de los senos.

  • Pie de atleta: El pié de atleta es la infección por hongos más común y pese a lo que su nombre indica no es necesario ser un atleta para padecerla. Se produce como resultado de tener los pies en zapatos cerrados durante mucho tiempo. Los síntomas del pié de atleta son: picazón, piel escamosa, y erupción cutánea de color rojo que usualmente empieza entre los dedos de los pies. Si la piel no recibe tratamiento, se agrieta la zona afectada y podría infectarse.
  • Infecciones Virales: Las infecciones virales más comunes durante la infancia son la rubéola, el sarampión y la varicela. Los grupos principales de virus que causan la mayoría de las infecciones virales de la piel son tres. Concretamente: el virus del papiloma, el virus herpes simple, y el poxvirus.
  • Verrugas: después de acné, la verruga es el trastorno dermatológico más denunciado por los pacientes y es producido por un virus. El aspecto de la verruga es un trozo de piel duro, redondo y elevado, que por lo general tiene el mismo color que la piel. La aparición de las verrugas es bastante común y se estima que tres de cada cuatro personas desarrolla una verruga (verruga vulgaris) en algún momento de su vida.
  • Infecciones parasitarias de la piel:
  • Son pequeños insectos o gusanos que anidan en la piel, viven allí o ponen sus huevos. Los más comunes son: piojos de la cabeza, cuerpo o pubis, pulgas y sarna.